Campaña

>> Descripción
La campaña de Blood Bowl 2 es una experiencia completa centrada en una intensa trama con varios mecanismos y vicisitudes que no aparecen en ninguno de los otros modos del juego de Blood Bowl 2. Los primeros partidos enseñan a los recién llegados los fundamentos del juego e intercalan secuencias sobre la trama diseñadas con el nuevo motor del juego para allanar el terreno al relato central de Blood Bowl.

En la campaña, se te presenta una visión más «humana» (juego de palabras completamente intencionado) del universo de Blood Bowl, Cabalvision y la vida y mundo de los jugadores. Desde traidores que se venden al mejor postor a accidentes industriales que «casualmente» perjudican el campo en el que debes jugar (el partido no puede aplazarse), la campaña de Blood Bowl 2 no solo narra el resurgimiento de los Segadores de Reikland, sino que ofrece, además, varios modificadores de juego a través de circunstancias únicas en cada partido.

Aquí tendrás la oportunidad de engrandecer a tu equipo, mejorar tu estadio y disfrutar de la mecánica central de la liga para un jugador, perfectamente engranada en torno a la tradición forjada por esta venerable franquicia. Blood Bowl 2 está a punto de adquirir algo más de personalidad.
>> Segadores de Reikland
Los Segadores de Reikland, un equipo compuesto al completo por humanos, fueron fundados en el 2389 por el dueño del club D.D. Griswell (padre). Griswell se hizo famoso por invertir ingentes cantidades de dinero en algunos de los mejores jugadores humanos de Blood Bowl, dinero que su sucesor, J.J. Griswell (hijo), sigue gastando alegremente.

El estadio de los Segadores de Reikland es el Viejo Estadio Altdorf, conocido por su suelo de astrogranito, un terreno implacable para los caídos. Esto ha endurecido a los Segadores durante años y los ha hecho lo suficientemente brutos como para enfrentarse incluso a los orcos más agresivos y curtidos.

Griff Oberwald, el capitán de los Segadores, calificado como «el divino Griff» por la revista Spike!, llamó la atención por primera vez a los aficionados durante un partido en el 2483, en el que sus feroces placajes le hicieron merecedor de tres orejas, una nariz y una suspensión de dos partidos.

El compañero de equipo de Griff, Zug el Poderoso, es tan grande que a menudo se le confunde con un ogro, pero no hay que tomárselo a broma, ya que más de uno ha perdido una costilla debido a esta equivocación. Ostenta el récord del «Número máximo de adversarios mordidos en un encuentro», lo que le convierte en la perfecta mano derecha del inclemente y «divino Griff».

Debido a unos gastos insostenibles de gestión del equipo, los Segadores de Reikland sufrieron un desafortunado declive, lo que afectó a sus recursos, pero no a su espíritu. Tachados de «viejas glorias» por el mundo de Blood Bowl, los Segadores lidian con la evolución del deporte hacia la modernidad y, cuando ven cómo aumenta la riqueza de los jóvenes y talentosos, se preguntan quién será capaz de devolverles la reputación del pasado como campeones legendarios de Blood Bowl, un logro a camino entre la verdad y el mito.