¿Cómo funciona?

Aquellos que acaben de aterrizar en el universo de Blood Bowl no tienen que sentirse intimidados por la dinámica del juego ya que resulta fácil de aprender, aunque dominar la estrategia no sea coser y cantar. Con el lanzamiento inminente de Blood Bowl 2, aprenderás los cinco componentes básicos de un partido de Blood Bowl tradicional. Por supuesto, cuando te sientas más seguro, puedes dirigirte a los foros y comenzar a idear tu equipo idóneo con nuestra comunidad pero, de momento, aquí tienes los aspectos básicos:

Saque inicial:
Cualquiera de los dos equipos lanza la pelota al campo, lo que tiene diversas consecuencias dependiendo de la dirección del saque y la ubicación de los jugadores de ambos equipos.

Estrategia:
Moverás a tus jugadores por el campo para anticiparte a los movimientos de tu adversario y los alinearás para que reciban el pase o se hagan con la posesión del balón. Esquiva los intentos de tus oponentes de tumbar a tus jugadores o derríbalos para inclinar la balanza a tu favor.

Optimización:
Las estadísticas de los jugadores determinan las posibilidades de placaje considerando el número de adversarios y jugadores que rodean al jugador central. No te asustes si parece que tus posibilidades son ínfimas, un lanzamiento de dados por tu parte o por parte del entrenador rival puede cambiar las tornas.

Reacción:
Saca ventaja de volver a tirar los dados o usa a los boticarios que hay en el banquillo para cambiar drásticamente el destino de una acción: recupérate y vuelve al campo o acepta una pérdida y observa cómo un jugador se desploma en el banquillo. Si fallas una jugada, se acabará tu turno, y tu rival iniciará el suyo antes.

Anotación:
Realiza pases largos o cortos entre tus jugadores por todo el campo para anotar un touchdown en la zona de anotación del oponente, o esprintar hasta la línea de touchdown, pero ten cuidado con quien se interpone en tu camino o te hace un placaje.